Mejoras en Sistemas de Monitoreo

¿Cuáles son las claves para definir la mejor estrategia de monitoreo de seguridad?

Administrador 10 Julio, 2019 95 Visitas 2 Comentarios Sistemas, Seguridad

Una vez tomada la decisión de diseñar un plan de seguridad integral para monitorear de forma precisa y coordinada todos los aspectos que hacen a la protección de tu empresa, institución o urbanización residencial, deberás pasar a la segunda decisión obligada: ¿cómo realizar el monitoreo de seguridad?

En esta nota te contamos las diferencias de cada alternativa y los aspectos que debes tener en cuenta para elegir la opción correcta y acorde a tu necesidad.

¿Necesito disponer de visualización constante de las operaciones o voy a guardar el material fílmico como evidencia en caso de ser requerido? ¿Conviene implementar un Centro de Operaciones y Monitoreo en las instalaciones mismas o contratar un servicio tercerizado?

Como dijimos anteriormente, lo primero que hay que definir es si se requiere contar con un Centro de Operaciones y Monitoreo. Quizá te preguntes, ¿cómo, no es necesario tener un C.O.M? Exactamente. Instalar un Circuito Cerrado de TV, un sistema de alarmas para protección de perímetros o anti incendios, un esquema de control de accesos inteligente, u otros elementos de seguridad no necesariamente implica que debas contar con monitoreo de seguridad permanente. Se puede disponer de equipamiento de control y vigilancia, pero sin estar mirando las locaciones en tiempo real.

Entonces, ¿en qué casos es necesario instalar un centro de monitoreo de seguridad? Continuá leyendo este artículo y aprende todo lo que necesitás saber para tomar la mejor decisión.


Qué aspectos hay que considerar al diseñar e implementar un centro de monitoreo de seguridad?

Un primer factor a tener en cuenta es que implementar un Centro de Operaciones y Monitoreo (ya sea in-house o externo) no se justifica ni es recomendable en todos los casos. Este tipo de bunkers es utilizado, por ejemplo, por entes públicos y empresas que desean proteger sus espacios y controlar lo que está sucediendo, con la premisa de implementar procedimientos de control proactivo, que permita anticiparse a la ocurrencia de los eventos para prevenirlos al mayor grado posible y reaccionar con rapidez cuando suceden.

De igual forma, existen otros tipos de negocios a los que, debido a la criticidad de sus operaciones, les es recomendable tomar una actitud proactiva en lo que respecta al monitoreo de seguridad. Para esos casos, un C.O.M. es la mejor alternativa.

En cambio, si el objetivo principal que lleva a la instalación de un sistema de seguridad es la obtención de imágenes que puedan ser utilizadas como evidencia documental en caso de ocurrir un ilícito, la mejor solución no será gastar dinero en la implementación y mantención de un centro de monitoreo de seguridad, sino definir un buen sistema de guarda y archivo de la información recolectada por las cámaras, mediante el diseño, instalación y mantenimiento de sistemas de protección de datos robusto.


Diferencias entre gestionar la seguridad en locaciones propias o tercerizadas

Lo primero que debes tener en cuenta es que un Centro de Operaciones y Monitoreo instalado in-situ versus la contratación de un servicio de monitoreo tercerizado son soluciones completamente diferentes.

Un C.O.M. propio es mucho más que un conjunto de monitores en los que se ven las imágenes captadas por las cámaras de seguridad. Se trata de una estructura con nivel de seguridad máximo, que debe responder a determinadas características edilicias y de infraestructura, como, por ejemplo:

  • • Áreas de acceso restringido
  • • Autorizaciones reguladas por matrices de permisos
  • • Protocolos de actuación basados en buenas prácticas del sector

La elección de cada alternativa responde, como dijimos antes, básicamente a condiciones como la criticidad de cada negocio y a los objetivos de seguridad que se plantean a partir de ésta. En algunos casos, también juegan un papel importante las políticas de confidencialidad y protección de información de las compañías y sus características específicas o los formatos de los procesos de producción, entre otros.

Para definir cuál es la solución adecuada a las necesidades de tu proyecto, realizá un análisis minucioso y pormenorizado del negocio y definí qué tipo de utilidad requerís para los datos provenientes del sistema de seguridad integral: prevención o evidencia.

¿Tu empresa posee una línea de producción y necesita controlar sistemáticamente cómo se está llevando a cabo el trabajo y si se cumplen las políticas de seguridad?¿Tiene un depósito muy grande con alto riesgo de sufrir robos? ¿Tu barrio cerrado requiere vigilar 24×7 las áreas comunes y perimetrales?

Si tus respuestas a estas preguntas son afirmativas, lo mejor será pensar en instalar un Centro de Operaciones y Gestión de Monitoreo propio y dotarlo de personal especializado en controlar cómo se desarrollan las actividades y en detectar anomalías que requieren actuación.

En cambio, si la necesidad pasa por monitorear las alarmas de los diferentes sistemas y enterarse cuándo sucede un evento indeseable, la mejor opción es contratar un servicio de monitoreo externo, equipado con tecnología de última generación y softwares de gestión que active alertas ante posibles incidentes.

Nosotros te recomendamos que lleves adelante este proceso de auditoría acompañado de profesionales expertos en diseño de soluciones de seguridad integral, quienes te ayudarán a invertir de forma eficiente tus recursos.

Fuente: ingenieriayeficiencia.com